Nota al presidente de la Fundación Pro Tejer en Perfil.com

Abr 19, 2024

El presidente de la Fundación ProTejer manifestó su preocupación por los despidos que ya se están viendo en el sector y que refleja la encuesta de coyuntura de la entidad que preside.

Caen fuerte las ventas textiles: más de la mitad de las empresas anunció despidos o suspensiones

Así lo reveló una encuesta de coyuntura de la Fundación ProTejer, que releva información de la cadena de valor agro-industrial textil y de la indumentaria. “Si la gente no tiene plata, solo va a comprar comida, no indumentaria”, afirmó Luciano Galfione.

El 87% de las empresas de la industria textil experimentaron, durante el primer bimestre del 2024, una caída interanual de sus ventas, mientras que el 68% sufrió una retracción en los niveles de producción. A raíz de esto, más de la mitad implementó medidas que afectan negativamente al empleo, como despidos o suspensiones.

Así lo reveló una encuesta de coyuntura de la Fundación ProTejer, que releva información de la cadena de valor agro-industrial textil y de la indumentaria. Casi la totalidad de las compañías, en un 51% micro o pequeñas, le atribuyen este panorama adverso a la pérdida del poder adquisitivo de los ingresos producto de las políticas económicas del gobierno de Javier Milei.

Respecto al nivel de consumo, tal y como detalló el trabajo, para el 48% de las empresas el hundimiento en las ventas en el mercado interno fue de entre el 21% y el 40%. En tanto, las que apreciaron una retracción en la producción tuvieron una baja promedio equivalente al 35% respecto al primer bimestre del año pasado; aunque una de cada tres aseguró haber sufrido un declive superior al 41%.

Por la crisis económica, casi el 90% de las empresas textiles vendieron menos: más de la mitad anunció despidos o suspensiones.

A raíz de esto, el 69% de las encuestadas registraron caídas en el uso de la capacidad instalada entre enero y febrero de este año, en relación con el mismo período del año anterior. En promedio, la baja en este aspecto fue de 26 puntos porcentuales.

Entre las razones que explican estos cambios abruptos y que afectan seriamente al sector, el 96% de las empresas encuestadas identificaron la pérdida de poder adquisitivo de los argentinos, como resultado de la reducción de los ingresos, como el principal factor relevante.

Además, el 34% señaló las expectativas macroeconómicas, el 26% destacó la variación en los costos de las materias primas e insumos y el 25% mencionó la apreciación del dólar y cómo esto ha encarecido el país debido a los altos niveles de inflación y la estabilización temporal de las distintas cotizaciones de la moneda extranjera.

Por la crisis económica, casi el 90% de las empresas textiles vendieron menos: más de la mitad anunció despidos o suspensiones.

Ante este escenario tan desfavorable, el 51% de las empresas textiles admitió que, en los primeros meses del año, tomó decisiones que afectaron negativamente al empleo, como la reducción de turnos, la disminución de horas extra, la rescisión de contratos, suspensiones y despidos.

De las mismas, el recorte de horas extra fue la más común, representando el 33% del total, seguida por el cierre de turnos (15%) y la no renovación de contratos (14%). En particular, el 21% informó haber reducido la cantidad de puestos de trabajo al concluir el segundo mes del año.

Por último, el 79% de las empresas encuestadas indicó que no realizará inversiones este año o que canceló las que ya tenía planeadas. Esto es prueba de las dificultades financieras que enfrentan muchas empresas, dado que el 31% reconoció problemas para cubrir gastos corrientes, principalmente impuestos, y el 61% admitió tener deudas pendientes con importadores.

“Yo me quedaré sin empresa, pero los trabajadores se van a quedar sin laburo y ellos son los que compran la ropa que fabrican”

Luciano Galfione, presidente de la Fundación ProTejer, manifestó su preocupación por los despidos masivos que ya se están viendo en el sector y que refleja la encuesta de coyuntura de la entidad que preside. “Nosotros no hacemos juicio de valor, estamos contando la realidad. Todo el mundo sabe que hay que hacer reformas, pero hay formas y formas. Pueden ser incluyendo a la gente y el entramado productivo o mirando un número, a ver si cierra o no“, afirmó, en diálogo con PERFIL.

En este sentido, aseguró que “cada vez que cualquiera de las empresas reduce su capacidad de producción, aumentan los costos fijos”, ya que, aunque esta variable no se altera, o, por el contrario, sube, como puede pasar en el caso de las tarifas, con fuertes incrementos oficializados para los próximos meses, hay una menor cantidad de unidades disponibles para la venta, lo que provoca un aumento en su precio y una disminución en su nivel de ventas, generando un “círculo vicioso”. 

ProTejer-Galfione

“Si contra eso lo que nosotros hacemos es facilitar las importaciones, eliminando todos los controles, es imposible competir de igual a igual y hacen que el panorama sea complicado“, dijo, criticando la reciente medida adoptada por el Ejecutivo.

Al respecto, sostuvo que dicha decisión surge de un “diagnóstico equivocado” sobre la inflación y que “puede destrozar los puestos de trabajo que genera el sector”.

“Lo que se tiene que entender es que eso no es perjudicial para el empresario, sino para las personas. Yo me quedaré sin empresa, pero los trabajadores de mi fábrica se quedan sin laburo. Yo capaz me puedo arreglar con otra cosa, pero esa gente no, y ellos son los mismos que compran ropa. Si esa gente no se autogenera su trabajo, no se que va a consumir, no va a tener de donde generar sustento“, advirtió.

Por ello, le pidió al Gobierno Nacional preservar el poder de compra de los argentinos, muy castigado a raíz de la “licuadora”, a la que entran los ingresos de trabajadores, jubilados y familias enteras, y ofrecer tasas de financiación más asequibles para compras con tarjeta de crédito, con el propósito de incentivar el consumo.

Nosotros nos movemos en torno al mercado interno, esencialmente PyME, encones si la gente no tiene plata para gastar, solo va a comprar comida. Va a comprar una zapatilla, por ejemplo, si se le rompió, nada más, entonces el sector no va a tener ningún tipo de recuperación“, concluyó.

LR